¿Quieres que te enviemos los artículos por correo? cast / cat / Más

3 de Diciembre 2013 ,

Este fin de semana se ha desarrollado en España la llamada “Gran recogida” de alimentos. Organizada por la federación de bancos de alimentos de todo el país. La buena notícia es que un numerosísimo grupo de voluntarios y donantes han hecho posible recoger 14.000 toneladas de alimentos. Esta comida, de primera necesidad y no perecedera, se distribuirá entre las muchas famílias que lo necesitan durante los próximos días.

La mala notícia es que un banco así sea tan necesario actualmente. Los bancos de alimentos se nutren de donaciones privadas, con donaciones puntuales o periódicas. Pero tambien de empresas que donan sus excedentes. Hace años conocí el caso de una gran marca que terminaba una promoción de un producto con su envase y su precio marcados. Al terminar, destruían el material no vendido. El interés de un empleado con cierto mando, hacía que en lugar de visitar la trituradora, fuera a un banco de alimentos.

Esta vivencia es de hace bastantes años. Ahora, que yo sepa, las empresas son más sensibles a estas cosas. Y prefieren asociar su nombre a una donación que a una destrucción. En Irlanda los supermercados tienen una sección de alimentos a punto de caducar. Por supuesto, están en perfecto estado. Pero son más baratos, porque comercialmente no son tan buenos como el resto. En Japón, los puestos de comida callejera cambian el precio de la comida dependiendo de la hora del día. Aquí, los supermercados retiran sin miramientos los alimentos con el ciclo de caducidad cercano. Y las piezas de fruta con algúna mancha estética. De acuerdo, es inevitable. ¿Pero no podríamos copiar a Irlanda y vender estos productos en el mismo supermercado a un precio más reducido?

Comentarios desactivados en El banco con los mejores tipos de interés

Comentarios cerrados.