¿Quieres que te enviemos los artículos por correo? cast / cat / Más

15 de Octubre 2013 ,

Panrico, la empresa fabricante de Donuts, Donettes y Bollycao está atravesando serios apuros económicos. Estos apuros la han llevado a no poder pagar nóminas a sus trabajadores. Su fábrica más importante, en Santa Perpètua de la Mogoda, está en huelga a la espera de regularizar los cobros.

La evidente crisis económica retrae el consumo. Y tambien provoca que aparezcan nuevos modelos de negocio, con costes mucho más ajustados. Estoy hablando de las marcas blancas. Y con precios ajustados, me refiero en buena parte a salarios menores para los trabajadores. En las empresas que nacieron o se desarrollaron en la postguerra española y en los primeros años de la democracia, sus trabajadores se beneficiaron de muchos años de bonanza económica y de unos sindicatos poderosos. Panrico es un buen ejemplo. Los sueldos de sus trabajadores son más altos que la media del sector. La diferencia de precio de un producto de primera marca en el supermercado y su copia de marca blanca es muy grande. La calidad es muy similar. Cuando estamos comprando uno de los productos, estamos apoyando tambien una de las dos formas de negocio. Aunque no sea siempre la que preferiríamos.

Los cambios sociales afectan tambien a El Corte Inglés. Los medios masivos no hablarán mucho de sus problemas económicos, porque es el primer anunciante del país. Pero en los diarios económicos se ha hablado últimamente de su emisión de deuda, la primera en su historia. Y de la refinanciación de su deuda Teniendo en cuenta que en sector de la distribución cobra al contado y paga a 90 días, es mal asunto. ¿Cuánto tiempo lleva el lector sin entrar en una tienda de El Corte Inglés? ¿Cuánto tiempo puede durar un negocio sólo con turistas en época alta y con unos clientes con una edad media tan elevada ? Antes fue símbolo de calidad y de modernidad (“Si no queda satisfecho, le devolvemos el dinero”). Ahora, de gigante venido a menos.

4 comentarios

  1. ascalotoru
    Martes, 15 de Octubre de 2013 a las 18:28 | #1

    Lo que habría que mirar es si esos salarios tan altos son sostenibles. Los usuarios compramos mirando el precio y por norma general nos da igual el salario del trabajador que lo ha fabricado, transportado, etc.
    La prueba está en las tiendas de ropa de bajo coste como Primark. Por lo menos aquí en Bilbao está hasta arriba de gente siempre.

  2. Miércoles, 16 de Octubre de 2013 a las 06:31 | #2

    Parece que hay muchos más motivos de corte más especulativos que explican la caída del gigante de la que hemos venido a hablar. Una burbuja vamos, más que la competencia con las marcas blancas.

    http://www.eldiario.es/zonacritica/Panrico_donuts_trabajadores_huelga_6_185891437.html

    @ascalotoru

    Justamente ese es uno de los cambios profundos que considero la sociedad tiene que hacer, empezar a entender el consumo como un acto político que afecta en sus vidas más de los que se pueden imaginar en un análisis superficial (del tipo, “¡mira que camiseta más barata, la compro!”). Su consumo, de alguna manera o de otra, a largo plazo, afecta a sus propios salarios, a su propia crisis, a su propio entorno, a la naturaleza que le rodea… os dejo la primera parte de un artículo que publiqué el otro día en Carro de Combate: http://www.carrodecombate.com/2013/10/11/la-difcil-eleccin-del-consumo-tico/

  3. Miércoles, 16 de Octubre de 2013 a las 06:33 | #3

    Y lo más importante: nuestro consumo afecta de maneras que ni imaginamos a OTROS. ¿Demostraremos tener empatía por ellos?

    ¿Quién enseña esto en las escuelas? ¿Cómo llega la gente de a pie a este conocimiento tan esencial para el su presente y su futuro? ¿No interesa que lo obtengan? ¿Interesará que mantengan el modelo actual inalterable?

  4. Joan Abelló
    Miércoles, 16 de Octubre de 2013 a las 09:22 | #4

    A eso me refería. Cuando compramos una camiseta más barata, hecha en
    Indonesia, estamos apoyando que se continúe haciendo ahí. Si todo lo
    compramos en bazares chinos, nuestro sueldo y nuestros derechos tambien
    serán como los chinos.

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.