¿Quieres que te enviemos los artículos por correo? cast / cat / Más

5 de Febrero 2014 ,

Recientemente tuve el placer de que la Agencia Tributaria me obligara a hacer unos tramites informativos por via telemática (concretamente, el modelo 180). Y descubrí que, como dichos trámites corresponden a una asociación, no queda otra que identificarse vía certificado digital. Asumiendo el dolor al que me enfrentaría, empecé a seguir todos los pasos que se indicaban en la web de la AT para conseguir e instalar en mi ordenador dicho certificado, mediante la web de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Para resumirlo, un proceso tedioso que por supuesto da error a la primera de cambio, y que me fue imposible terminar.

Y si nos paramos a leer los tutoriales para instalar los certificados digitales, estos nos muestran que es un proceso complicadísimo en el que hay que tener un conocimiento de informática más allá del nivel usuario (y mucha paciencia). Por no hablar de la burocracia para conseguir el certificado digital (implica una visita presencial al expenedor; lo de “digital” era una broma). Al final, no se entiende nada, no funciona nada, y te quedas con la misma cara de tonto.

En este punto, mi cabreo alcanzó niveles estratosféricos y empecé a pensar: ¿De donde c*ñ* sale todo este desastre de los certificados digitales? ¿No hay otra forma más simple de hacerlo? Y me vino a la cabeza… ¿Cómo lo hacen los sistemas informáticos de los bancos? Porqué para la mayoría de nosotros el peor peligro de seguridad informática es que alguien nos vacíe la cuenta o nos cargue un gasto de un zillón de euros… Pues el método que usamos para identificarnos y validar nuestra identidad en la telegestión bancária es un simple sistema de nombre de usuario + contraseña con doble autenticación por tarjeta de claves. No es tan simple como el mecanismo de un botijo, pero casi. ¡Y funciona perfectamente!

Buscando culpables, me pregunté qué mafia, cártel o grupo gremial podía tener interés en que el Estado obligara al uso de los certificados digitales. ¿Hay una conspiración de los técnicos informáticos para obligarnos a contratarles para instalar y configurar el p*t* certificado? Consulté con mis fuentes, y me cuentan que la actual situación es resultado de algo peor que una mafia, es resultado de un comité. De que en su día alguien con poder dejó decidir a un comité de informáticos como se gestionaría la identidad digital en España, sin que nadie se parara a pensar en cómo sería la implementación para el común de los ciudadanos.

En cualquier caso, el sistema vigente es una mierda de dimensiones colosales. La muestra más simple es que todo el mundo busca otras formas alternativas para hacer las gestiones antes de recurrir a la vía digital con certificado, que es la que se supone debería ser más ágil y fácil (lo que ha llevado a la Agencia Tributaria a soluciones de gran originalidad para incentivar las declaraciones electrónicas, como empezar amenazar con sancionar a colectivos enteros si no las utilizan). Los certificados digitales sólo los utiliza quien no tiene otro remedio y/o quien tiene técnicos informáticos en nómina que se lo puedan gestionar.

Por lo tanto, propongo suprimir totalmente, de cuajo, todo este entramado inútil de los certificados digitales, y sustituirlo por un sistema de usuario-contraseña + doble autenticación, como el que usamos para controlar las cuentas bancarias desde casa. Y relegar los certificados digitales al museo de los horrores, donde debería haber una jaula reservada para el equipo de lumbreras que parió semejante engendro.

 

Iba a escribir un artículo en el formato de la columna de 3 párrafos, pero como llevo un cabreo que muerdo me ha salido así. Ustedes perdonen.

2 comentarios

  1. Friki del año 2005
    Miércoles, 5 de Febrero de 2014 a las 10:26 | #1

    Hace dos años tuve que hacer la declaración desde Corea. Tuve que hacer que mandaran un lector de tarjetas electrónicas desde España para poder leer el certificado digital del DNI. El certificado había caducado (a quién se le ocurre poner un certificado digital que caduca en 30 meses cuando el DNI dura 60?).

    Entonces tuve que obtener el certificado vía embajada, a la que tuve que ir presencialmente dos veces. La embajada estaba a tres horas de mi casa, así que cada vez perdí un día de trabajo completo.

    ¡Odio el certificado electrónico!

  2. Gerard
    Sábado, 8 de Febrero de 2014 a las 23:02 | #2

    Bravo!

  1. Miércoles, 5 de Febrero de 2014 a las 09:57 | #1
Comentarios cerrados.