¿Quieres que te enviemos los artículos por correo? cast / cat / Más

11 de Octubre 2013 ,

Ayer hubo un episodio lamentable en el parlamento catalán, donde los diputados de dos grupos marcharon de la sala. Ellos, la presidenta del Parlament, los diputados de otros grupos que contribuyeron a hacer el troll; todos ellos tienen la culpa. Y es que en el tema de la celebración del 12-O en Barcelona hay muchas mentiras; vamos a comentar algunas, empezando por la que inició la trifulca. Yo lo llamo “el teorema de las croquetas”; viene a decir que, no porque a Hitler le gustasen las croquetas, a todo el mundo que le gustan las croquetas es Hitler. Por tanto, que la Falange y companía se manifiesten el 12-O con el PP y Ciutadans, no convierte a estos en falangistas. Yo, personalmente, esperaba unos argumentos más elaborados por parte de David Fernández, a quien considero una persona muy inteligente.

También es cierto que los convocantes apelan a la mayoría silenciosa, que como ya debéis saber, es un concepto que no vale para nada. El que quiera hablar, que se manifieste. Hoy Sánchez-Camacho afirmaba que la manifestación será un éxito aunque vaya poca gente, ya que no han tenido la cobertura mediática que merecían. Es cierto, y que desde TV3 se defiendan es comprensible pero ridículo. TV3 es hoy un canal independentista dirigido por el Govern. También decía Camacho que las entidades convocantes no reciben subvenciones, lo que es todavía más ridículo ya que ambos partidos parlamentarios reciben un chorro sin fin de subvenciones.

Sigue siendo verdad que en Catalunya hay gente contraria a la independencia, aunque según demuestran las encuestas, no son mayoría, y ello se refleja en el Parlament. Lo más enervante es que hay una forma inequívoca de salir de dudas, que consiste en celebrar una consulta y dejar que la gente se exprese, a riesgo de hacer el primo. Por desgracia, estamos en esta situación por enarbolar la madre de todas las mentiras: que lo que decidieron los demócratas en 1978 debe tener más poder que lo que decidan los demócratas en 2013. Por favor, señores diputados, no dejen que los instrumentos de la democracia y el estado de derecho estén por encima de la propia democracia y el estado de derecho.

1 comentario

  1. El Abuelo
    Sábado, 19 de Octubre de 2013 a las 20:33 | #1

    “Una reforma constitucional no se puede justificar con el argumento de Jefferson de que una generación no puede ser gobernada por una Constitución elaborada por una generación anterior. La opinión de Madison ha prevalecido en todas las democracias: si una generación ha tenido que hacer frente al caos, ese caos no tiene por qué ser sufrido por generaciones siguientes”. José María Maravall.

    Además, no estamos regidos por lo decidido en 1978, sino en todos los años siguientes hasta el actual, porque somos los votantes de todos estos años los que hemos decidido elegir a partidos que no propugnaban la modificación constitucional en materias como la territorial y como la de el sujeto de la soberanía en referéndums.

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.