¿Quieres que te enviemos los artículos por correo? cast / cat / Más

21 de Octubre 2013 ,

Hacer injertes para evitar que la filoxera se coma las viñas está bien, pero modificar un gen de la vid para evitar que la filoxera se coma las viñas está mal. Comer un melon más dulce porque se ha polinizado con otro insecto está bien, pero si es más dulce porque se ha modificado un gen está mal. ¿Es así como va el razonamiento?

Los científicos no nos cansamos de explicar que no hay diferencia entre lo “natural” y lo “artificial”. Los remedios naturales están bien, siempre que contengan el principio activo, y no produzcan más efectos secundarios que un medicamento. Pero es que, entonces, son un medicamento, sólo que de un origen diferente. La miel natural, producida por la diminuta boquita de una abeja, es natural, pero si la produjera un humano en un laboratorio, sería igual de buena, aunque tuviera la coletilla “artificial”. Lo natural no siempre es mejor, y como manido ejemplo, la Amanita Muscaria es una seta natural, pero no es buena para el cuerpo.

El único problema que tienen los transgénicos es que algunas empresas realizan prácticas poco éticas para proteger su trabajo, no que sean “artificiales”. Por lo que respecta a la calidad de los alimentos, no hay de qué preocuparse. Un alimento transgénico, igual que un medicamento “artificial” no tiene por qué ser peor para el cuerpo, por definición, sino que suele ser precisamente al contrario. Por lo que respecta a esfuerzo ciudadano, creo que es más prioritario luchar por evitar que se cojan las frutas y verduras todavía verdes del árbol para transportarlas 10.000 kilómetros en un barco y que luego no tengan ningún sabor.

2 comentarios

  1. Joan Abelló
    Lunes, 21 de Octubre de 2013 a las 13:53 | #1

    Es el mismo racionamiento que dice que ir en un coche eléctrico es
    muy ecológico. La electricidad ha generado contaminación, aunque sea
    lejos de la autopista por la que circulamos. Más eficiente sería si
    viajáramos en un apestoso autobús de gasoil con otras 40 personas.
    En un súper, ya le ponemos la etiqueta de ecológico a unos naranjas
    de la China, porque están envueltas en cartón.
    La sal común es un producto muy natural. Pero el cloruro sódico es
    un químico, por tanto muy peligroso, y no debemos acercarnos a el.
    Por cierto, los llamados remedios naturales acaban siendo otras
    pastillitas muy parecidas a las que hace Bayer y Novartis. Un remedio
    natural sería chupar raíces de los árboles, ¿no? La aspirina se hace a
    partir del pino. ¿La tenemos que considerar artificial sólo porque la
    fabrica Bayer?

  2. Martes, 22 de Octubre de 2013 a las 10:50 | #2

    Es verdad que hay una rama muy marcada de las críticas a los transgénicos en este sentido, pero no es la más importante en mi opinión. A mí me preocupa el relato que habla de pérdida de biodiversidad, de homogeneización de los cultivos… en una región crecen mejor ciertos tomates cuya variedad ha sido probada por siglos, en el caso de que ataque una plaga, se puede tratar de usar otra variedad distinta que pueda resistirla mejor. En un mundo en el que los cultivos transgénicos (cuyos frutos normalmente no dan semillas, es decir, que ha que comprarlas entrando en una absoluta dependencia de compra de semillas a X empresa) fueran la norma, creo que estaría en peligro la grandísima biodiversidad que ahora se da en las huertas de diversas regiones y dependeríamos de que la empresa sacase otro producto transgénico con buena defensa ante tal plaga.

    Reconozco que no se mucho sobre el tema, pero comprendo las preocupaciones de los ecologistas en este sentido ya que los transgéncio suele estar unido a lo monopolista.

  1. Sin trackbacks aún.
Comentarios cerrados.