¿Quieres que te enviemos los artículos por correo? cast / cat / Más

8 de Noviembre 2013 ,

Para los niños los problemas parecen menos importantes porque los padres son responsables por ellos. Es al convertirse en adultos y asumir las consecuencias de lo que se hace cuando descubren una verdad incómoda: el estrés sufrido por tomar decisiones sin apenas datos y sin saber los resultados es el precio de decidir por uno mismo.

Se dice que por tradición los políticos españoles tratan a la ciudadanía como niños, para evitarnos este desasosiego existencial. Nos recomiendan ver el fútbol ya que ellos se encargan de gobernar, o explican las actuaciones de los servicios secretos a puerta cerrada para no preocuparnos por nimiedades, o incluso omiten su sistema de financiación, porque el mundo adulto es muy sucio y hay que preservar la inocencia del ciudadanito.

Puede que la crisis económica haga madurar al conjunto de la sociedad española, demasiado centrada en mitos autocomplacientes, como el milagro económico de turno, la pureza de la transición o los reyes magos. Como sociedad es bueno que empecemos a educarnos como adultos, ya que ser un conjunto de mayorías silenciosas encierra un peligro mayor que asumir el riesgo del cambio.

Comentarios desactivados en Los niños están mejor callados

Comentarios cerrados.